Y TÚ, ¿QUE LE REGALARÍAS A TU PADRE?

Hoy es un día especial. Es el día del PADRE. Un día entrañable para la mayoría de nosotros. Un día para pasar con la familia y agradecer a nuestro padre todo lo que hace por nosotros. Por como nos quiere, por sus constantes atenciones, por sus diferencias y discusiones o simplemente por estar siempre ahí.

Pero hoy no quiero dirigirme a mi padre. Como muchos sabéis el falleció a los pocos meses de morir mi madre. Si, fue una de esas personas que murió de amor. Pero hoy quiero dirigirme a todos los hijos que buscamos el regalo perfecto para nuestro padre. Ese viaje a Chile para ver a su hija expatriada. O esos gemelos que se pone en ocasiones especiales. O incluso es vino exclusivo que tanto le gusta.

Después de más de tres años sin tener que pensar en un regalo para el día del padre, tengo que reconocer que por un lado me vienen a la cabeza aquellos que hice casi por automatismo. ¡¡¡¡madre mía… no se cuántas camisas, o pijamas le pude regalar!!!! Y por otro lado solo me vienen aquellos que dejé de hacerle. Aquellos que realmente eran los que él más deseaba. Aquellos en los que no pensé,  simplemente por mi comodidad.

Si tuviera ahora que pensar en un regalo para mi padre os diría que le regalaría mi tiempo. Ese que ojalá hoy pudiera darle. No regatearía en abrazos. Le regalaría miles de esos paseos que no llevaban a ninguna parte, esos que tan solo eran la excusa para estar un rato juntos. Le regalaría mi silencio. Ese silencio tan necesario a veces para saber escuchar lo que la experiencia de la edad te enseña. Le regalaría ese silencio para poder comprender su dolor y respetar su soledad. Le regalaría ese silencio para saber escuchar sus temores más profundos.

Si ahora pudiera, le volvería a regalar mi tiempo, si ya se que me repito, pero Sigue leyendo