Acortar Distancias

¡¡¡¡¡¡¡Como la cama se puede convertir en un espacio tan grande!!!!!!!!!

¿Habéis pasado por esa sensación? Esa, donde la cama se convierte en el tamaño de un estadio de futbol. Donde cada uno va con un equipo y el árbitro se fue hace años. Esa sensación donde primero solo se oyen reproches y después tan solo el silencio. Esa sensación de tener a alguien tan cerca y al mismo tiempo a años luz de ti.

Es algo -me atrevería a decir- que en mayor o menor medido nos ha podido pasar a muchos de nosotros. Tener esa sensación de vivir con alguien que se nos está escapando y no saber muy bien por donde tirar, porque parece que se escapa más rápido. Tener esa sensación con alguien que no le importa dejarnos escapar, porque ya lo da por perdido. Tener esa sensación de haber dejado de luchar. Tener esa sensación que parece que se acerca el final y no querer llegar a él.

Cuando esa distancia nos parece casi insalvable, nos parece más un “ser” que un “estar” es cuando ha llegado el momento de parar. De no dejar a la deriva esta situación ya que en tal caso suele terminar en un puerto que igual no deseamos. Es el momento de enterrar ese orgullo que tan solo daña al matrimonio. Es el momento de dar ese primer paso y coger de la mano a nuestra pareja y empezar a acortar distancias.

Es, en ese preciso momento, cuando hay que marcar una estrategia conjunta. Yo te planteo: Sigue leyendo