Creo que mi marido es, es, es… ¿analógico?

A ver, puede ser que nosotras tengamos determinadas aplicaciones del iPhone integradas en nuestro ADN, pero es que vosotros igual tenéis desconfigurado vuestro terminal. No se, igual os habéis quedado en el mundo analógico, que reconozco que sus ventajas seguro que tiene. Pero es que a veces me sorprendo, si incluso después de casi 30 años juntos y escuchando mil historias, el tema me sigue sorprendiendo. También os digo que hace años que dejó de preocuparme y eso ha hecho que seamos muuuucho más felices jajajaja.

En serio, creo que os falta alguna actualización en vuestra memoria RAM, “véase manual de fechas y hechos significativos para una esposa” os doy unas pistas sencillas:

  • Fecha de aniversario: llamarnos locas, pero nos sigue haciendo ilusión celebrarlo. Si, podemos intuir que a vosotros no tanto, pero nos da igual. A nosotras nos encanta, aun tenemos ese recuerdo vuestro cuando nos mirabais yendo hacía vosotros el día de la boda.
  • Momentazo «nuestro primer beso«: por supuesto tener claro cuando, dónde y cómo fue. Si no lo recordáis, sería bueno ir sacando de forma sutil la conversación, por evitar problemillas…
  • Nos gustan las sorpresas: pero no solo para que nos gusten, sino para que nos hagáis una, ahí lo dejo como idea.
  • Regalos, nos gustan los regalos, incluso así, por que sí. ¡¡AH!! un pequeño matiz: “NO vestimos como vuestras madres”. Generalmente un valor seguro es Cartier, si la cosa flojea, aceptamos Zara y sus hermanos…. Bueno os hacéis una idea.

Claro que tampoco os vendría mal una aplicación como YouTube, donde hay tutoriales sencillos, como por ejemplo: como meter la ropa sucia en el cesto de la “ropa sucia”. Fijaos bien, “CESTO DE LA ROPA SUCIA” su manejo es sencillo, son tan solo tres pasos.

  • Uno = ABRO la tapa.
  • Dos= meto la ropa.
  • Tres= cierro la tapa.

Como veis NO es un solo paso: dejo la ropa encima de la tapa. Bueno esta aplicación está llena de tutoriales, hay miles de ellos, sencillos y de uso doméstico. Yo confío plenamente en vosotros y sé que haréis buen uso de ella jajajajaja.

También he detectado en muchos maridos que hacéis un uso excesivo de una aplicación llamada EXCEL, donde tenéis la fea costumbre de incluir todo tipo de gastos. Nos decís que es para controlar el presupuesto familiar, pero todas nosotras sabemos que tan solo es para controlar NUESTRO gasto. Oye que desde que recibo mensualmente las actualizaciones de dicho Excel y se me ocurre ir de compritas, me empiezan unas taquicardias, una presión en el pecho y no hago mas que ir por Zara mirando por encima del hombro con esa sensación de: “me vigilan, me va a pillar…” No te creas, que más de una vez he dejado las “cositas” que llevaba en la mano, vamos un sin vivir, pero esa aplicación no se desactualiza, no hay manera no, una pena.

Me he dado cuenta que vosotros tenéis el modo “multi oído selectivo”. Es maravilloso y creo que sería genial poder integrarlo en nuestro iPhone. Se activa de una manera u otra en función del sonido percibido. Por ejemplo:

  • El bebé llora a las tres de la mañana: se activa el mute. Y es una pasada no oyen nada, pero nada.
  • Suenan unos hielos golpeando una copa: se activa de forma automática el modo “esta es la última” y no suele apagarse hasta que se activa el modo “New York, New York”.
  • A veces son capaces de activar varios modos al mismo tiempo: activan el “ronquido profundo” y el mute porque no se oyen, pero si nosotras chasqueamos los labios activan el “modo no hagas eso que me despiertas”.

Además, he observado con cierta inquietud, que alguna que otra aplicación está sin configurar. Estas no vienen de serie y su integración en este tipo de terminales masculinos no es sencillo. Es la aplicación “modo cariñoso”. A ver chicos,

Sigue leyendo

Creo que mi mujer es un iPhone 

De verdad os lo digo, no sé la vuestra, pero la mía creo q es un iPhone. Empecé a notar cosas raras una mañana de un tranquilo sábado, cuando mi mujer se pone en modo alerta y a grito pelado desde el dormitorio llama a nuestra hija: “Anaaaaaaaaa” y responde con un sencillo “queeeeeee” y acto seguido noto una especie de convulsión en mi esposa y grita: levantateeee que son las onceeeeee” atónito pregunto;<<<pero como sabes que está en la cama???>> Tras una mirada penetrante dijo <<porque su voz suena a tumbada>>. Pensé Dios mío tiene un selector de sonidos tipo; el modo enfado, el modo la has liado, el modo tumbada… Uff me produjo cierto escalofrío. 

Pero nada como su radar, no se si a las vuestras les pasa, creo que esta aplicación se llama modo madre, empieza con un simple;

  • Cariño sabes dónde están las llaves?
  • Si en la entrada -seguido de la búsqueda inquietante de la cartera me doy por vencido.
  • No encuentro la cartera, la has visto?
  • Has mirado en la cómoda
  • Si he mirado y no está
  • Seguro?
  • Que sí, que he mirado diez veces -y entonces ella va a la cómoda y está la cartera!!!!  A veces pienso que ella la coloca para volverme loco.

Luego está el modo batería de larga duración, de verdad que mi iPhone no se le acaba la batería por mucho que lo use, a veces se pone en modo ahorro de energía pero es rozarlo y se activa de nuevo, pues a ella le pasa algo parecido, después de cenar nos ponemos los dos en modo ahorro de energía, pero oye es lavarse los dientes y meterse en la cama y se activa que se pone a hablar como si fuera la primera vez en meses que la viera, que si el trabajo, los niños, su jefe… y piensas pero si estábamos ya en formato dormir…. Pues no, creo que ese formato lo tienen en segundo plano.

Claro que también ella tiene una aplicación incorporada, os diría que está integrada en su ADN, es peligrosa, muy peligrosa sobre todo para la economía familiar es la aplicación de Zara, y sus hermanos Oysho y Massimo Dutti, no os digo mas, ayer se quedó a comer el repartidor ya nos hemos hecho colegas, es que tenemos cuenta Premium en DHL Y FEDEX, ya no nos vale cualquier cosita.

También lleva integrada otras aplicaciones de uso frecuente como el Whatsapp es esa aplicación de envíos de mensajes cortos, jajajaja dejémoslo en mensajes. Ella abre su aplicación en cualquier momento y va lanzando mensajes a todos los usuarios con los que se cruza. Ya os aviso, que mi buzón está lleno no doy abasto. Ella tiene incluida la aplicación de mensaje sutil, que mi traductor no logra descodificar cuando me envía mensajes del tipo:

– Cariño mañana me voy a jugar nueve hoyitos con Kiko

– Otra vez?? Es el cumple de tu hija, tú verás.

Todos sabemos que todo lo que diga a partir de ahora será utilizado en mi contra. Así que sobran comentarios jajajaja. Pero hay una aplicación por encima de todas que lo controlo todo, bueno casi todo que es la de AJUSTES: temblar es como una caja de Pandora donde hay de todo, puede seleccionar cualquier aplicación y de forma simultánea; radar, multillamadas a gritos o tan solo con la mirada. Puede activar el modo desajuste del termostato y que salte la calefacción o te puedes encontrar con las aplicaciones de bancos bloqueadas… «no puedes realizar esa operación saldo insuficiente». Claro que algunas otras se desajustan tipo el telepark cuando te llega la multa sin posibilidad de reducción.

La mía tiene muy desarrollados otro tipo de aplicaciones con las que interactúa, aunque tú no te des cuenta estas son las más peligrosas son dos que suelen aplicarse de modo secuencial. Empieza con la activación del modo silencio, este es duro y vosotros sabéis de lo que hablo. Está callada y

Sigue leyendo

El deseo está en CRISIS

Escuchando a muchos matrimonios hablar de sus relaciones me pregunto que es lo que ha ido pasando para que lleguen a esta situación de tibieza, de indiferencia o incluso de abandono total del lecho conyugal.

Una de las conclusiones a las que he llegado es que perdemos el DESEO. Se va apagando poco a poco y no lo alimentamos, damos por hecho que el deseo siempre vivirá en nosotros, como cuando estamos en el momento álgido del amor. O lo que es peor, damos por sentado que es natural perder ese deseo con el paso de los años. Y nos olvidamos que el deseo se alimenta, se cultiva, se prepara, se comparte y sobre todo se disfruta.

¿Existe una fórmula mágica para mantener vivo ese deseo? No lo creo. Pero de lo que si estoy segura es que el deseo se apaga si no se trabaja. También creo que despertar el deseo en tu pareja es todo un arte, un arte lleno de voluntad, de respeto, de amabilidad, de entrega, de generosidad y de amor hacía el otro. El deseo se puede despertar de muchas maneras y desde planos diferentes.

Nuestras vidas serán más o menos cotidianas y eso nos obligará a ser algo más ingeniosos. Ingeniosos para despertar el deseo en nuestra pareja, pero no nos olvidemos despertarlo en nosotros mismos. No podemos esperar que nuestro deseo siempre sea trabajado por el otro, creo que cada uno debemos hacer nuestro esfuerzo. Es verdad que aquí viene otro elemento básico para agitar ese deseo, y es la IMAGINACION.

Hay que trabajar la imaginación, hay

Sigue leyendo

Desayuno con Diamantes: ya os aviso ¡¡¡¡¡ES UN MITO!!!!!

No se vosotras, pero no lo veo. De verdad no os imagináis la odisea que fue. Será que no soy americana y por eso no se me da bien, igual soy mas del estilo español “bienvenido Mr. Marshall” en fin… el caso es que fue uno de esos mitos que se me cayó, pero se me cayó para siempre, de por vida. Igual la experiencia me ha dejado algo de huella y con un poco de suerte encuentro a alguien que se identifique conmigo, sería un apoyo moral jajaja.

En fin… que me dio por eso y una mañana así romántica como la del día de los enamorados me levanto prontito, siete de la mañana -mi marido tiene la mala costumbre de levantarse pronto toooodooos los días- la que duerme con uno así, sabe de lo que hablo. La verdad que la cosa no empezaba bien, madrugón. Seguimos avanzando en la composición del desayuno. Primero cogemos una bandeja para ir dejando con mimo todas las cosas:

  • Café con leche calentito por supuesto, con 8 o 9 de sacarina, si, lo sé, seguro que incluso es más sano el azúcar perooooo… Tal cual a la bandeja.
  • Zumito recién exprimido, ufff son las siete de la mañana, ponte a exprimir, mucho ruido, se va a oír y luego ponte a limpiar el exprimidor, está claro, un buen desayuno en la cama merece el esfuerzo.
  • Un platito con fruta cortada, unas fresas, un kiwi, unos arándanos, todo muy détox.
  • Como soy organizada descongelo el pan de semillas para hacer unas tostadas, aquí dudo, a él le encantan con mantequilla, pero estamos en modo “sano” y le pongo el aceite, jamón serrano y tomate para prepararse unas buenas tostadas con todo el sabor español.

Todo colocadito en la bandeja, servilleta, cubiertos, todo ideal. Te dispones a llevarle la bandeja y te das cuenta del primer inconveniente serio. Tardas unos diez minutos en llegar a la habitación, ya que cada paso tiene que ser milimétricamente medido para que no se vierta nada de la taza del café, que ya llega medio frio, o del vaso de zumo. Una vez en la puerta de la habitación, que previamente habías cerrado para que no oyera los ruidos, dejas la bandeja en el suelo, abres, entras, vuelves a dejar la bandeja en el suelo cierras -ya son las ocho y pico – y miras y de repente por primera vez en tu matrimonio a las siete y media, ¡¡¡no está despierto!!!!!

¡¡¡Me diréis que no es mala baba!!!!!, en fin, entonces una empieza el proceso de tos compulsiva a ver si así se estimulan sus oídos y logramos que el amor de mi vida se despierte. Et volilà, se despierta sobresaltado preguntándose que está ocurriendo y según abre los ojos y me ve ahí de pie con “bandeja en mano” y el día de los enamorados, solo se le ocurre: <<¿Qué haces ahí con eso en la mano?>>, nada cariño estoy ensayando para ser camarera. Le dejas algo descolocado, pero rápidamente te recompones y le dices: <<cariño felicidades por el día de los enamorados, te he preparado un desayuno sorpresa y te lo he traído a la cama>>.

Entonces llega el mayor de los errores que hará arrepentirte de esa idea melancólica y sentimental que no pensaste y solo ejecutaste. El se incorpora en la cama, pero no tiene la inclinación perfecta entre cabecero-cuerpo-cama, pero aun así depositas la bandeja sobre sus piernas. Y ves como en el interior de esa taza de café, emborrachado de sacarinas, se empiezan a generar unas inestables olas que acaban produciendo un pequeño tsunami que hará que el café se desborde inevitablemente al platito que colocaste bajo la taza. Efectivamente al zumo le ha pasado algo parecido, pero no has estado lista, no hay platito bajo el vaso de zumo.

Si, es nuestra naturaleza, bueno igual solo es la mía, pero veo que me tenso, me acerco, le cojo la bandeja y le digo: cariño, igual es mejor que te incorpores un poco más para que estés cómodo. MENTIRAAAA, ya me da igual si está cómodo o no, las

Sigue leyendo