Es sexo como una “concesión”

A lo largo de estos dos años he podido comprobar que los hombres actúan de formas similares, y que las mujeres sentimos parecido pero a veces hay entre nosotros un río que no tiene puente.

Cuantas veces le hemos dicho a nuestra pareja “hoy no, me duele la cabeza” y todas sabemos que dolor, dolor… no es, es más bien una leve molestia. O cuantas veces hemos dicho “hoy no, no me apetece…” y lo que hay detrás es un reproche disfrazado de inapetencia. ¿Cuántas veces nos hemos refugiado en estas frases, por falta de ganas, por no ser más generosas?

Sigue leyendo

La seducción: un aliado contra la rutina

¿Os acordáis de esas primeras miradas a vuestra novia?

¿Y de esas esperas delante del teléfono fijo, siendo capaces de matar a quien osara hablar por teléfono, ya que no podía estar comunicando, porque estabas esperando LA LLAMADA? Y cuando por fin suena el teléfono sale una voz de loca “Que nadie lo coja, lo cojo yoooooo”

Todo esto, lo vivimos en la etapa del noviazgo, como lo normal. Nosotras pasamos gran parte de nuestro noviazgo coqueteando con él; Vosotros haciendo lo imposible para que ella se sienta especial cuando está contigo, nos preocupamos siempre de ser agradables, de tener siempre una sonrisa para que nos noten felices y hacer feliz a nuestra pareja.

¿Pero qué pasa durante el matrimonio?

Sigue leyendo

La menopausia a los 42

El otro día, una buena amiga, me presentó a “María”, casada y con un hijo. Es una de estas personas que no te deja indiferente, es simplemente encantadora, amable y lo que más me gustó es la normalidad con la que me contaba su experiencia en este tema tan delicado y tan poco compartido. Sin entrar en detalles propios de la intimidad de la pareja, compartió conmigo como vivió su menopausia precoz. Y no solo eso, sino como lo vivió su marido.

Tuvo la menopausia con 42 años. Hasta la fecha -tanto ella como su marido- tenían una buena relación, en todos los sentidos. Cuando ella empezó con los primeros síntomas de la menopausia, sofocos, cansancio, cambios de humor, etc. su libido también se vio disminuido. Estuvo varios meses dejándose llevar por esta situación y las relaciones con su marido prácticamente desaparecieron. Me contaba como su marido había sabido ser paciente, y como esperó a que ella estuviera preparada para volver a él.

Sigue leyendo

Las cosas no hay que sobreentenderlas, hay que saberlas

A lo largo de las muchas conversaciones, tanto con hombres como con mujeres, la frase que mas me he encontrado ha sido “bueno tampoco es necesario hablar de sexo con él porque se sobreentienden las cosas, lo que a uno le gusta y lo que el otro quiere….”

Creo que sobreentender lo que siente la otra persona sobre este tema, le apetece, le gusta o le crea rechazo, puedes ser un desatino y puede que no acertamos en nuestro parecer.

Estoy segura de que si buscamos en nuestros recuerdos, somos capaces de encontrar más de un ejemplo. Esa caricia en la rodilla, que tras varios segundos aplicada a la misma zona, te pone hasta nerviosa; cambiamos de postura hasta el punto de contorsionar nuestro cuerpo para que no pueda alcanzarla y seguir “frotando” nuestra rodilla con su mano…. Pues a ellos les pasa exactamente lo mismo.

Sigue leyendo