Amores de verano

¿Quién de nosotros no ha tenido un amor de verano? Seguro que todas nos acordamos de ese chico que veíamos verano tras verano. Cada vez que se acercaba el momento del deseado encuentro ya nos empezaban a revolotear las mariposas y en nuestra imaginación ya estábamos conociendo a sus padres, porque éramos “novios”, vamos que lo teníamos claro, que nos íbamos a casar y ¡¡¡¡teníamos que conocer a su familia!!!!!

Pero a vosotros, no creáis que os pasaba algo muy diferente, también estabais deseando que llegara de nuevo el verano para verla, que aunque a veces os hacíais los “duritos” se os notaba a la legua quien os gustaba. Y eso para nosotras siempre ha sido un reto. Nos juntábamos las chicas de la pandilla y empezábamos:

  • Tía yo creo que le gustas tú.
  • Que dices, si se nota mogollón que le molas tú.
  • Que no, ¡qué va! además eso da igual porque a ti te gustaba primero… (aquí se veía la lealtad de las amigas de verano).

Sigue leyendo