Cariño, se que te quiero. Pero… solo me salen reproches

¿Cuándo hemos pasado de ese momento dulce y de complicidad a este momento de irascibilidad constante y reproches continuos? ¿Cuándo ha sido la última vez que hemos tenido una conversación serena y sin terminar sacando la lista de agravios? A veces romper esta dinámica en la que nos vemos inmersos -y sin saber muy bien como hemos llegado a ella- no es algo sencillo.

En muchas ocasiones uno de los principales motivos de no “saber” romper esta dinámica en la que vivimos y nos genera tanta ansiedad, es simple soberbia. Es una de las grandes enemigas de las relaciones, ya que nos predispone a pensar: “que sea él quien de el primer paso ya que la culpa es suya” o “estoy cansado de acercarme a ella para que termine rugiendo como un dragón”.

Y en muchas ocasiones nos olvidamos de la persona que tenemos en frente. Nos olvidamos vaciarnos un poco de nosotros mismos para pensar más en la otra parte. Nos olvidamos de preguntar: “cariño, ¿tú que necesitas de mi para poder mejorar nuestra relación?” A veces tan solo nos falta escuchar, pero escuchar con el corazón en la mano. Dispuestos a escuchar que nosotros también nos equivocamos. Dispuestos a escuchar que parte del mal estar de nuestra pareja viene provocado por nuestra actitud.

Tenemos que tener la voluntad real de querer mejorar nuestra situación, sentarnos, mirarnos a la cara y ser sinceros en uno con el otro. Es posible que la situación por la que estamos pasando no venga provocada por grandes dramas. Tan solo viene por asfixia. Es una asfixia lenta y de largo recorrido, que día a día no se nota, pero pasado un tiempo no nos deja más que ansiedad y mal estar. Es una asfixia que empieza cuando dejamos que la RUTINA se instale en nuestro matrimonio y nos conformamos.

Cuando llega la rutina a nuestro hogar, llega de mil maneras. Puede empezar con un día a día “súper” ocupado y nos olvidamos de dar ese beso de despedida, que nos hacer recordar diariamente que queremos a nuestra pareja. Pero nosotros seguimos pensando “no pasa nada, porque yo se que me quiere”.

Sigue avanzando con el olvido de fechas significativas que hay que celebrar, como ¡¡¡“EL ANIVERSARIO”!!! ¿Cuál ha sido el último que hemos celebrado? Y entonces nos excusamos, con “bueno no pasa nada, tampoco es tan importante, es solo una fecha…”

Y empieza a coger velocidad cuando nuestra mejor excusa es el cansancio. Ese cansancio para una caricia, para un abrazo, para salir los dos solos y disfrutar de una conversación. Y puede culminar cuando la rutina se hace dueña de nuestro dormitorio. Tocando nuestra entrega más íntima y alejándonos hasta provocar una frialdad y desgana que nos lleva a la situación en la que nos encontramos.

Empecemos poco a poco a recuperar nuestro terreno, empecemos con un beso de despedida, o con una simple caricia. Con una palabra amable descargada de reproches. Recuperemos esos abrazos, ese contacto que hace años perdimos, esos paseos de la mano, ¡¡¡SON MARAVILLOSOS!!!! Sigamos conquistando a nuestra pareja con miradas de deseo y con palabras de apoyo. Tengamos paciencia con los defectos del otro y asumamos que los nuestros también pican. Alejemos los reproches y las frases victimistas. Volvamos a encontrarnos en la intimidad de las sábanas del dormitorio, entregando nuestro amor a la persona que sabemos que queremos pero a veces olvidamos. En definitiva volvamos a seguir trabajando en fortalecer nuestra voluntad de “QUIERO QUERER QUERERTE”.

7 comentarios en “Cariño, se que te quiero. Pero… solo me salen reproches

      • Hoy cómo despertar en si mismo, la magia de nuestro amor? Nunca debemos ocultar ni liberarnos de aquel deseo. En el río donde sentimos la alegría de nuestro eterno placer, florecen de día como de noche, luces de paz que es la poesía de su amor verdadero. Y encanto de una magia infinita. Que es el misterio de nuestro calor humano. Y como una piedra que no podemos fundir, sentimos el fuego de su pasión. Hoy nos bañamos en la sal de sus aguas benditas que es vida que vamos viviendo con serenidad. Que es la maravilla del misterio.

        Me gusta

  1. Recuerdas el amor es una existencia sabia y una belleza alegre cuando lo descubres. Te enamoraras de sus realidades y te abrirás a amar las delicias de sus placeres. De día a la noche buscaras sin cesar alegrarte a lo que hoy es solo un juego en esta realidad allá donde nuestras almas sienten lo que sola la vida puede sentir a lo que nos trastorna tan de prisa que nadie nos ve a emocionarse cada instante es un júbilo de nuestro saber.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s