La verdad?? Yo tampoco se como hablar contigo de sexo

Se que necesitas hablarme, se que necesitas compartir conmigo nuestras inquietudes del dormitorio, se que me estás esperando. Pero también se que no puedes y creo que yo tampoco se cómo dar ese paso. Porqué tu necesitas hablarlo, necesitas compartirlo. Pero yo necesito mucho más que hablarlo. Necesito mucho más que compartirlo, necesito vivirlo, necesito entenderlo, necesito sentirlo.

Al igual que tú, tengo sentimientos encontrados, tengo miedo a ser juzgada por ti. Tengo miedo a que me mires de otra forma. Tengo miedo a no saber disfrutar de ti, a rechazar tus caricias por una vergüenza impuesta por una educación donde el sexo se veía como algo sucio o como ahora que se ve como algo tan banal y frio que ha dejado de ser una entrega de dos personas para ser tan solo… “un rato”.

Tengo la curiosidad de sentir como son esos nuevos besos que de vez en cuando has dejado caer. Quiero experimentar esas caricias nuevas que a mitad de camino se han perdido entre las sábanas. Tengo la necesidad tanto de comprender, de avanzar como el parar. Y siempre llego a la misma conclusión, creo que ambos estamos atascados en el mismo punto.

Hay que empezar por romper la espiral del miedo, el miedo a una conversación sincera, el miedo a juzgarnos, a no comprendernos. El miedo a sentirnos vulnerables, el miedo a hablar a corazón abierto y empezar por una conversación serena. Sino somos capaces de romper esta espiral en la que estamos, sin quererlo nos iremos alejando poco a poco hasta el punto de no saber compartir nuestra intimidad, hasta el punto de convertirnos en dos extraños en la cama.

Cada día te espero con nerviosismo y con necesidad a partes iguales. Cada noche te espero y te temo sin mucha lógica. Pero sobre todo cada noche deseo el calor de tu cuerpo junto al mío. Deseo tus susurros junto a mi oído. Deseo la frescura de tus labios sobre los míos y la suavidad de tus caricias sobre mi piel. Deseo cada noche que paso a tu lado y te anhelo cuando la cama está vacía. Te deseo a ti con todo tu ser, con tu cuerpo, con tu mente, con tu alma, a veces pienso que hasta duele

Pero al mismo tiempo se que todo esto tiene que avanzar, tiene que crecer y al igual que a ti, la verdad me paraliza. Por eso al igual que tú, necesito hablar, necesito compartir y te necesito amar más. Te necesito amar de formas diferentes y necesito saber cómo te tengo que amar sin el miedo a lo que vas a pensar.

Al final tenemos que hacer el ejercicio de seguir esforzándonos y seguir amando. Seguir trabajando y seguir con la lucha de “QUIERO QUERER QUERERTE”. Se seguir avanzando y con la mirada hacía adelante, siempre juntos con la sinceridad como aliada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s