SI QUIERO

Se supone que esto solo nos lo decimos una vez en la vida. JA!!!!!, y la de veces que nos tenemos que repetir esta frase a lo largo de nuestro matrimonio!!!! Que si, que sí, que no nos engañemos que hay muchas veces que nos la decimos en voz alta cuando os miramos después de una discusión y pensamos cualquier barbaridad que es mejor no dejar por escrito jajajajaja.

Es verdad que hay un punto de inflexión, y es cuando nos decimos ese primer SI QUIERO. Lo decimos con todas las consecuencias, felices de la decisión que estamos tomando aunque no se, si siempre muy conscientes de lo que viene detrás, pero si me atrevería a decir que en general muy felices. Pero ese primer «si quiero» no vale nada si no se le saca brillo. Ese primer si quiero queda obsoleto si no lo actualizas, ¿¿os imagináis con un iphone2?? Pues a ese primer SI QUIERO le pasa algo parecido. Ese primer si quiero se desgata si no se usa. Ese primer

Si a veces no es fácil volvernos a decir SI QUIERO, sobre todo en situaciones o momentos tipo:

  • SI QUIERO, aunque parece que me haya casado con mi madre y no con mi novia.
  • SI QUIERO, aunque parezca que adores mas a tu trabajo que a tu esposa.
  • SI QUIERO, aunque me sienta desplazado por mis hijos., aunque tenga a mi suegra absorbiendo a mi marido, aunque no me duela la cabeza, aunque la rutina se haya apoderado de nosotros, aunque seas desordenado, aunque tengas un toc con el lavaplatos, aunque seas egoísta, jajajajaja, bueno creo que os hacéis una idea.

Si, elegimos en muchas ocasiones y es una elección que no solo tomamos el día de nuestra boda. Es una elección que hacemos cada noche y una lucha que comienza con cada mañana al despertarnos. Si, es una

elección que tomamos cada día al volver a ver la ropa sucia encima de la tapa del cesto o todos los papelitos encima de la mesilla. Si, nos tenemos que elegir una y otra vez en cada decisión. Está caro que, en la mayoría de esas elecciones, se hace me manera inconsciente, pero las importantes son aquellas en las que pensamos: “porque te quiero te elijo”.

Y no, no es fácil elegirte cuando estás enferma. Cuando te has despedido o llega una crisis a casa. No es fácil elegirnos cuando la cosa se distancia, estamos agotados o la alcoba es un iglú. Y no, no es fácil elegirnos si hay una infidelidad, faltas de respeto o depresiones. Pero detrás de cada elección está el perdón que tiene que venir precedido de la disculpa. Detrás de cada elección está la entrega que viene acompañada con la humildad. Detrás de cada elección está el amor que viene gritando QUIERO QUERER QUERERTE.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s